“Sin luz pero iluminados”

En Uncategorized

Queridos todos:

Aquí le dejo el link de un video que cuenta sobre la “Misión Médica” que realizaron en Ushetu seis voluntarios ecuatorianos. Y también podrán leer el hermoso testimonio de unio de ellos.

Dios los bendiga a todos, a ellos y a ustedes.

¡Firmes en la brecha!

————————————————–

Septiembre 2017

Misión Medica en Ushetu Tanzania
“Sin luz pero iluminados”.  Parece una frase contradictoria, sin embargo fue una realidad.  Llegamos  de noche a  Ushetu luego de casi tres días de viaje y la oscuridad que nos rodeaba  permitía ver con claridad el mayor espectáculo que un ser humano puede presenciar en este lado del planeta:  el brillo de las estrellas que iluminan el cielo de Ushetu. Teníamos la sensación  de haber  entrado a un planetario de algunaciudad moderna para ver estrellas fugaces, meteoritos y la Vía Láctea, pero lo que en realidad veíamos era un show gratuito presentado por nuestro Creador. Cada estrella que nos iluminaba era como el reflejo de los ojos y sonrisas de aquellos niños que nos recibirían por la mañana.  “Vosotros sois la luz del mundo” Mateo 5:14

Al día siguiente iniciaba la misión con tres doctores y cuatro asistentes que estábamos listos para servir a la comunidad.  Los equipos médicos y medicinas habían llegado en excelentes condiciones después de casi 3 días de viaje y ahora nos habíamos convertido en instrumentos del Señor  para en algunos casos curar y en otros alivianar sus enfermedades. Las medicinas que se utilizaban en los pacientes no eran más que el reflejo de la medicina de gozo interno que recibíamos a cambio, era esa medicina que nos dilataba  nuestros corazones y que se nos ha vuelto adictiva en nuestras vidas desde aquel día que pisamos la tierra de Ushetu. “Mayor felicidad hay en dar que en recibir.” Hechos 20:35


Sin duda alguna, Dios tiene un lugar muy especial para esta gente de Ushetu . Nunca he visto tanto amor y reverencia por parte de esta comunidad hacia la Eucaristía, la Santa Misa, la Virgen Maria y la Cruz de Cristo.  Los cantos y alabanzas durante la Santa Misa nos ponían la carne de gallina. Estaba muy claro  que el grupo religioso de sacerdotes y madrecitas de Ushetu están llevando a cabo la misión de evangelización que el Señor nos pide a cada uno de nosotros y sólo me queda por decir gracias a estos religiosos  por habernos permitido vivir unos días de nuestras vidas  en Ushetu y convertir este lugar en lo que yo llamo “La Sucursal del Cielo en la Tierra”

Pablo Quiñones