Diary of a Missionary in Tanzania

¡Qué intercesor que tenemos!

En Instituto Verbo Encarnado

Ushetu, Tanzania, 3 de octubre de 2013.

Querida Familia:

Espero que se encuentren todos muy bien. Les mando algunas noticias de estos lados, para que nos sigan teniendo presentes en las oraciones.

Fiesta de las hermanas que hicieron sus votos

votos_perpetuosEn otra oportunidad les conté de las dos hermanas, vocaciones de esta parroquia, que hicieron sus votos en la ciudad de Tabora. En la primer quincena de agosto les permitieron venir a visitar sus familias, y así podían hacer un festejo con todos sus familiares y amigos. Y en verdad que fue una fiesta grande en la parroquia.
En la misa del domingo rezamos especialmente por ellas, y al terminar todos pasaron a saludarlas y darles sus regalos.
Fue un gran testimonio el de estas hermanas… y signo de madurez de una comunidad. Y el hecho de que haya alegría en todos por eso, que se honre a los religiosos, que se haga una fiesta y regalos, y que se felicite a los padres, es signo de la gran estima que se tiene entre la gente a la religiosa y al sacerdote.
Una de las hermanas habló y expresó ideas tan sencillas como profundas acerca de la consagración, y de la maternidad de una religiosa. Ella misma les explicaba a la gente que la religiosa es una esposa de Cristo, y que tiene muchos hijos, hijos espirituales.
Luego la fiesta continuó en la casa de una de ellas, que queda a diez minutos caminando desde la misión.

Sábado 23 de agosto

instituto verbo encarnadoLes trasmito lo que escribí al final de aquellos días:
Aprovechando la calma de esta noche… me dispongo a escribir. Acá son las 9:00 pm, y aunque es temprano, según nuestro reloj biológico argentino, acá es tarde. La gente vive con la luz del sol… se levanta tempranito, al amanecer, cerca de las 6:00 am, y se van tempranito a la casa… no digo a dormir, sino a cenar, charlar… acá es de noche a las 7:00 pm. Por eso las 9:00 pm, es tarde. Afuera reina un silencio magistral… el del campo… Y tal vez la tranquilidad parece mayor porque anoche hubo viento toda la noche, y hoy casi todo el día. Ahora está calmadísimo. Y no saben como se ven las estrellas en esta noche que no hay luna… la ciudad mas cercana está a 90 km de distancia. Y lo mejor, siempre refresca a la noche… y la brisa que entra por la ventana es una bendición.
Les cuento que mañana tenemos el casamiento de ocho catequistas. Un fiestón, imagínense. Estamos poniendo de a poco las cosas en orden… es decir, que los que quieran ser catequistas, vivan en gracia. No estamos pidiendo nada del otro mundo. Y se prepararon ocho… de los 21 que tenían que regularizar su situación. Pero esto ya es algo importante… por el buen ejemplo, y porque los otros no tendrán muchas excusas. Y después, la gente de las aldeas comenzará a casarse… como sus catequistas.
El P. Johntin tiene que confesarlos, porque yo por ahora no puedo ayudarlo con esto. Han venido esta tarde del sábado, se quedan a dormir en una casa grande que tiene la parroquia (la antigua casa de los padres), porque vienen de muy lejos, y el casamiento es en la misa de mañana a la mañana. Luego, la fiesta. Hemos comprado una vaca para la ocasión… y para invitar a todo el mundo. Por eso es que ahora me entretengo en esta noche escribiéndoles.
Los planes con los catequistas están muy buenos. Porque después de esto, me imagino que cerca de principio del año próximo, empezaremos a predicarles retiros de un día, como retiros de conversión… y finalmente los tendremos preparados para predicarles Ejercicios Ignacianos… ¡y después…! Tenemos esperanzas de no parar de predicar estos EE, porque van a quedar muy entusiasmados, y nos van a mandar la gente para que los haga. Esos son los planes… veremos si son factibles, Dios dispondrá las cosas.
Verán entonces que esta noche en la misión es algo especial… es un gran paso de un gran plan. Sabemos que el diablo no se quedará así nomás… y siempre se la agarra con los misioneros… los principales culpables de sus derrotas.

Domingo 24 de agosto

Hoy hemos tenido el casamiento de varios catequistas. Tenemos en total cerca de 45 de ellos dispersos por las aldeas. Hay que levantarles el nivel espiritual y doctrinal. Están muy bien dispuestos, casi todos, yo diría el 80%. Hay 21 de ellos que no están casados. Es decir, son catequistas desde hace años, pero viven en concubinato… Pero lo bueno es que el catequista Filipo se movió… “los” movió, y les habló fuerte y claro. Si no se casan deben dejar de ser catequistas. Al principio se iban a casar casi todos. Pero entre excusas, tema dinero (pagar la dote… que es una costumbre muy fuerte), o no sé que otras cosas… la cuestión es que se casaron cuatro de ellos hoy. Pero sabemos que es un paso.

instituto_verbo_encarnado_tanzania_1Ayer vinieron a la tarde, para prepararse y porque vienen de aldeas lejanas… así hoy estaban listos para la ceremonia. El P. Johntin los confesó durante una hora de adoración que hicimos con ellos. Además de que vinieron los demás catequistas para participar de la ceremonia. Se quedaron a dormir en una casa grande que tiene la parroquia (la antigua casa de los padres). Hemos comprado una vaca para la fiesta… y para invitar a todo el mundo.
Hoy hemos tenido un fiesta grande… recién termina. Acá son las 5:00 pm. La misa comenzó a las 10:00, y terminó a las 14:30… es decir, cuatro horas y media. Muy largo, pero la verdad que valió la pena, porque se casaron 11 parejas en total. Todas fueron regularizaciones. Están viviendo juntos hace mucho, y con familia grande, con varios hijos. Algunos de los adultos que se casaron, se bautizaron antes, y recibieron la confirmación. Luego el casamiento, y la 1º comunión… ¡qué tal! Como si fuera una misión popular, pero esto acá es muy común, casamientos, bautismos de adultos, y todo eso. Hay muchos paganos, muy poca formación religiosa en los católicos, y muy pocos que se han casado por iglesia. Y claro, también bautizaron alguno de sus hijos… así que completo… 11 casamientos, 8 bautismos de adultos, 3 de niños, 8 confirmaciones y primeras comuniones.

Uno de los casamientos se sumó a último momento. Les cuento. Había un matrimonio de gente grande que tenía que regularizar su situación, y se venían preparando. Se los había invitado a aprovechar este día, pero no llegaron a convencerse. Esta mañana, el hombre venía en bicicleta a la iglesia, y al llegar y ver la iglesia adornada, el coro, la fiesta que se preparaba afuera… se volvió rápido a buscar a su mujer que venía caminando, y decirle que se apure, que no podían dejar pasar esta oportunidad, que la fiesta iba a estar muy buena. Así llegaron unos minutos antes… dispuestos al casamiento.
Lo más importante, es el matrimonio de los catequistas. No queremos que sean catequistas en las aldeas los que no viven bien, y no están en gracia de Dios. Por eso hicimos una fiesta grande. Al final de la misa, cada aldea hacía un regalo al catequista… y todo eso llevó su tiempo.
Luego de la ceremonia, el almuerzo, para todos los presentes… no sé calcular qué cantidad de gente había… pero si digo 500, puedo estar mas o menos cerca. Imaginen el fiestón. Pero acá el servicio es mas fácil, porque se sientan donde pueden, y si no en el piso (como en los campamentos del estudiante). No se usan cubiertos para comer, porque comen con la mano. No usan mas que un vaso para el agua, que lo van pasando… en fin, mas fácil, para organizar algo para nosotros que somos tan pocos.
Pero la gente está feliz y recién se están yendo a sus casas. Y esto se va a ir multiplicando, porque ahora los catequistas comenzarán a insistir con mas autoridad en la necesidad de vivir en gracia.
Es verdad que nosotros esperábamos que fueran 21 los catequistas que regularicen su situación… el día de ayer dijeron que eran ocho, y hoy sólo se casaron 4… pero bueno, es un paso… sobre todo, en un paso ganando terreno al enemigo.
Vamos a ver cómo los “cazamos” a estos que quedan… Oraciones pedimos por esto.

In memoriam

Quiero hacer una referencia al P. Victorino Ortego antes de terminar este envío. Sé que debería decirle Mons. Ortego, pero creo que hasta el final nos costó dejar de decirle “padre”. Ustedes saben que este gran sacerdote vivió con nosotros en el Seminario Mayor sus últimos 12 años de vida, y falleció antes de ayer con 96 años de edad. Un ejemplo muy grande para todos.

victorino_ortego
Recordatorio del día en que cumplió 70 años de sacerdocio.

Y falleció el día de santa Teresita, patrona de las Misiones, como diciéndonos que va a interceder por todos los misioneros y las misiones de la Familia del Verbo Encarnado. Como diciéndonos que pasará su cielo haciendo el bien en la tierra… haciendo el bien a nuestras misiones, que tanto quería, y que tanto seguía.
Tuve la dicha de enviarle las crónicas de Tanzania, y el seminarista Daniel Méndez se las leía… ya sabíamos que le alegraban. Gracias a eso, Daniel nos tuvo al tanto de los últimos momentos del Padre Victorino. Cuando nos contó que el padre estaba despidiéndose de los que lo visitaban, no quisimos llegar tarde, y le dijimos a Daniel que le trasmita nuestros saludos, y que también nos queríamos despedir.
victorino_ortego_1El 26 de agosto Daniel nos escribió lo siguiente: “Le alcancé a leer su mensaje y agradeció mucho, mucho, y desde aquí trazó la Señal de la Cruz, impartiendo su bendición para usted y la misión. Fue un acto realmente sacerdotal… En ocasiones lo veo como un gran misionero, ya que siempre que le leo las crónicas es como si viajara con ustedes los misioneros…”.
¡Qué intercesor que tenemos! Me lo imagino tan alegre como siempre, mirando las misiones desde arriba, haciendo el bien en la tierra.

¡Firmes en la brecha!
¡Simama imara pengo!

P. Diego.

Ultimo de Instituto Verbo Encarnado

Ir a Arriba