Para multiplicar navidades

En Uncategorized

 

Ushetu, Tanzania, 27 de diciembre de 2016.

Multiplicando navidades nos hemos pasado estos días… “Como todos los sacerdotes, hemos sido hechos sacerdotes para multiplicar navidades, para que Cristo nazca nuevamente en el corazón de tantos hombres y de tantas mujeres que todavía no lo conocen, o que conociéndolo, lamentablemente, no viven en consecuencia.” (P. Carlos Miguel Buela, IVE, Sacerdotes para siempre)

img_3721

 

Campamentos de Navidad

Los días previos a la Navidad han sido muy intensos, y por eso llenos de alegría. Lo primero que les cuento es de los campamentos de Navidad que realizamos para las niñas y los niños de la parroquia. Comenzamos en una semana con las niñas, las “Watoto wa Yesu”, Infancia de Jesús o infancia misionera. Son las niñas que bailan en la misa, pero que a la vez siempre alegran las fiestas con sus cantos, bailes y recitados. Es una institución de todo Tanzania, y la verdad que tiene sus muy buenas frutos.

campamento-ninas

img_1071

Se nos ocurrió hacer un campamento para ellas, parroquial, así se encuentran entre ellas, sobre todo las que son de más lejos, y que al venir a la iglesia parroquial puedan tener las posibilidad de confesarse, rezar ante el Santísimo, tener contacto con las hermanas y los padres, y aprender más doctrina. Fueron días de mucha alegría… y como siempre son las niñas, se las escuchaba cantando en todos lados y a todo momento. La Misa de cierre de esos días se destacó por los grupos que estaban vestidos con su ropa para bailar… todo amarillo y blanco, los colores del Papa. Participaron cerca de 210 niñas, de muchas aldeas de la parroquia.

img_1121

img_3268

img_3278

Les cuento una anécdota del campamento de niñas: vinieron cuatro chicas, de entre 10 y 13 años, Anastasia, Devota, Marta y Agnes… desde la aldea de Makunga, que queda a 25 kilómetros de la parroquia… y ¡vinieron caminando! Es impresionante el ejemplo… estaban como si nada, jugando y corriendo como si no hubieran caminado. Son increíbles estos niños.

img_3290

 

Campamento de varones

campamento-varones

catecismo-varones

La semana siguiente fue el campamento de los monaguillos, los varones. Nos reíamos con los padres al ver la gran diferencia de sicología, sobre todo al ver que en gran parte reinaba el silencio. Claro, salvo en los momentos de la formación de los equipos, o en la corrida de la mañana, o en el futbol. Participaron unos 120 varones.

img_3414

img_3441

Fue muy bueno que todos tengan la posibilidad de confesarse antes de la Navidad… Una alegría poder “multiplicar navidades” entre ellos. Además que también fue una oportunidad para nosotros de darles un festejo previo a las fiestas, ya que muchos de ellos no tendrían esto en sus casas. Terminamos ambos campamentos con festejos, premios… y por supuesto, bailes.

img_3565

img_3628

 

Primeras Comuniones

img_2991

Otras actividades que han rodeado esta navidad han sido las primeras comuniones. El año pasado comenzamos con estas celebraciones, como les conté en su momento. Así que esta vez todo estaba mejor preparado, y los niños fueron muchos más en cantidad.

img_2996

img_3004

Hemos tenido las primeras comuniones en estos centros: Ilomelo (93), Ibelansuha (62), Kangeme (50), Uyogo (87), Nyassa (28), y Nyamilangano (84)… es decir un total de 404 primeras comuniones hasta el día de Navidad. Todavía nos quedan las primeras comuniones de un centro al que vamos a ir cuando se terminan las lluvias. A cada uno de esos lugares hemos ido a hacer el examen de catecismo a los chicos y las confesiones. En muchos casos mucho trabajo, pero hermoso poder enseñarles a confesarse… y seguir “multiplicando navidades”.

img_3334

img_3337

img_3371

 

Fiesta en Nyamilangano – Imagen de la Virgen

img_3761

En uno de estos lugares, en Nyamilangano, tuvimos una gran fiesta para el día de Navidad. Por un lado por la misma Solemnidad del Nacimiento de Cristo, pero por otro lado se sumaban las primeras comuniones de ochenta y cuatro niños y niñas. Y finalmente la alegría de recibir una hermosa imagen de la Virgen que trajo el P. Jaime desde Egipto, y decidimos que quede en ése centro. Para que la recepción fuera más solemne, organizamos que fuera trasladada en procesión desde la aldea más cercana, a tres kilómetros. Fue acompañada por todos los niños de la primera comunión vestidos de blanco, y una multitud de fieles en la iglesia.

img_3736

img_3783

 

Navidad en casa

No puedo dejar de compartir con ustedes lo que han sido nuestros festejos navideños. Yo realmente no lo podía creer y he querido dar gracias a Dios especialmente. Aquí en nuestra misión concelebramos los PP. Jaime y yo. Estuvieron las hermanas, las postulantes y los postulantes. El P. Víctor fue a celebrar en una aldea, pero vino para la cena posterior. Luego de la adoración del Niño y de los festejos con toda la gente a  la salida de la iglesia, con mucha alegría… y otra vez, bailes.

img_3731

Luego nos juntamos a cenar padres, hermanas y postulantes todos, de las hermanas y nuestros. Y me daba una gran alegría ver cuántos éramos, entre los padres, hermanas, postulantes, nada menos que veinticuatro personas. ¡Un familión! Yo me alegraba más, sobre todo al pensar que hace algunos años en los festejos éramos cuatro o cinco… ¡Cómo Dios bendice la misión! Alguien me mandó un saludo navideño deseando “que esté acompañado esta noche buena”, y ¡vaya sino estaba acompañado!

img_3578

Entre campamentos, primeras confesiones, primeras comuniones, procesiones, celebraciones de Misas de Nochebuena y de la octava… Nos la pasamos “multiplicando navidades”.

Alegría inefable de hacer aquello para lo que nos ordenamos sacerdotes.

Muchas gracias a todos, ¡Firmes en la brecha! Y ¡Feliz Navidad!

P. Diego Cano, IVE.