Otro sagrario en Tanzania… Parroquia San Martín de Porres

En Uncategorized

Ushetu, Tanzania, 30 de noviembre de 2019

Esa última semana antes de la apertura de la parroquia se pasó volando. Hubo mucho trabajo que debíamos terminar, como la limpieza del terreno, algunas reuniones para determinar los grupos de vigilancia, servicio, cocina, liturgia, etc. Nuestras hermanas Servidoras nos ayudaron muchísimo con la liturgia, y la cocina, y otros trabajos. Pero la cocina, pensando en que vendría el obispo, una gran cantidad de sacerdotes también, hermanas, y líderes de otras parroquias… era un trabajo inmenso. La liturgia, teniendo en cuenta que se comenzaba una parroquia, pero que todavía no era parroquia, significaba llevar todo desde Ushetu, absolutamente todo. Otra gran ayuda, muy grande, han sido los religiosos, seminaristas, hermanos, y novicios de nuestra casa de formación, que estuvieron para todo tipo de trabajo.

Por gracia de Dios, con tiempo, pude elaborar un Sagrario de madera, humilde digamos. Lo bueno es que se trata del primer trabajo que hice en el pequeño taller que he montado en una pequeña habitación en la parte trasera de la casa parroquial.

Y ya que debería estar esos días en la casa de Kangeme, traté de pintar una imagen de San Martín de Porres, el patrono de la nueva parroquia, para que hubiera al menos algo que nos lo recordara, y que pidiera comenzar a hacerles más cercano a su patrono.

El coro estuvo constituido por 120 personas, y estuvieron muy bien preparados. Se juntaron los coros de todas las aldeas de la nueva parroquia. Las niñas que bailan, Watoto wa Yesu, la Infancia misionera, estaban también muy bien preparadas, con mucho ensayo, y con sus vestimentas nuevas. La cocina con unas 20 cocineras que estuvieron trabajando desde el día anterior y muchas de ellas habían venido desde aldeas vecinas.

La fiesta estuvo muy buena. Lamentablemente todo se demoró casi tres horas, lo que produjo mucho cansancio en todos, y que la Santa Misa se celebrara en el momento de mayor calor, a la una de la tarde. Pero eso no empañó en absoluto la alegría de ese gran día, el 26 de octubre de 2019, en que nació una nueva parroquia en la diócesis de Kahama, una nueva parroquia en la Iglesia Católica. La iglesia de África sigue creciendo. Nosotros en dos años hemos podido ver cómo de nuestra gran misión de Ushetu ya se han formado dos nuevas parroquias. El obispo nos decía, y también dijo en el sermón de la misa, que se pueden seguir subdividiendo nuevas parroquias más adelante, porque el territorio de Ushetu es demasiado grande, y hay mucha gente.

Durante la misa se leyó el decreto de la erección de la nueva parroquia, se estableció también al nuevo párroco… quien les escribe (recen para que llevemos este cargo-carga como corresponde, para gloria de Dios y bien de las almas). Luego se leyó el decreto que establecía los límites de la nueva parroquia, con las aldeas que la constituyen, y también cómo quedaba conformada la “parroquia madre”, de Ushetu. En el inicio de la misa se bendijo la iglesia y el sagrario, que comenzaban a ser templo parroquial. Pensamos que en la santa misa participaron más de 1.500 personas. Por supuesto, después de la ceremonia, se sirvió la comida para todos.

Los visitantes de otras parroquias, comenzaron rápidamente su regreso, ya que muchos de ellos tenían más de tres horas de viaje hasta sus parroquias, y al día siguiente era domingo. La gente del lugar se quedó para ayudar a terminar de guardar y ordenar todo, y era admirable la alegría en todos, que seguían cantando y bailando hasta la noche, mientras se trabajaba desarmando todo.

Doy gracias por toda la ayuda recibida de la casa de formación IVE, al P. Víctor, al diácono; y doy muchas gracias a las hermanas Servidoras que también trabajaron mucho para este acontecimiento. Les pido a todos ustedes por esta  nueva parroquia, por nuestros fieles, por los misioneros, y para que podamos ser muchos más a fin de atender de la mejor manera posible la parroquia “San Martín de Porres” de Kangeme. Pidan mucho por sus cristianos, pidan por tantas almas que en esos territorios todavía no conocen a Cristo, y pidan por aquellas aldeas a las que todavía no hemos llegado.

Dios los bendiga. ¡Firmes en la brecha!

P. Diego Cano, IVE

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*