La Virgen de Luján se quedó en Ushetu

En Uncategorized

Ushetu, Tanzania, 18 de mayo de 2019

Hemos celebrado en nuestra misión, como en todas las misiones de la Familia Religiosa, la fiesta de la Virgen de Luján. Tal vez algunos se admiren de que esta devoción, de un país en particular, se difunda y celebre en tantos lugares. Pero lo mismo podríamos pensar de devociones tan populares en todo el mundo como la Virgen de Fátima, o de Lourdes. Sin embargo han sido recibidas por todos los cristianos, porque no son para un pueblo particular, sino para toda la iglesia. La providencia quiso que el milagro sucediera en un lugar determinado, junto al Río Luján, sin embargo su protección y bendición, no quedó circunscripta a un lugar, sino a todos los lugares donde se encontraran sus hijos.

Así es que en Tanzania, por ser la patrona de nuestra Familia Religiosa, la hemos celebrado como corresponde. Sobre todo porque como hace algunos meses hemos comenzado con la Tercera Orden, fueron muchos laicos lo que se unieron también a los religiosos para celebrar a la Virgen de Luján. Cuando tuvimos la celebración de la Solemnidad del Verbo Encarnado, en una reunión con los laicos, propusieron hacer un retiro para prepararse a esta fiesta. Por eso comenzaron a llegar temprano, en la mañana del día 7 de mayo, de muchas aldeas, y muchos de ellos desde muy lejos. Por la mañana, Madre Protectrice les habló acerca de la historia de la Virgen de Luján, el milagro de las carretas, el inicio de la devoción.

Al mediodía se hicieron algunos juegos, que divirtieron a todos, y que lograron también el clima de familia, distendido y alegre. Por la tarde el P. Víctor les habló sobre la Verdadera Devoción a la Virgen María, siguiendo las enseñanzas de San Luis María, y la manera de prepararse para hacerlo todos juntos a fin de año. Luego hubo una reunión informativa y que dirigieron los mismos laicos. Finalmente se cerró la tarde con una procesión con la imagen de la Virgen. A la par de este retiro de la gente grande, también estuvieron los niños con sus juegos y charlas adaptadas para su edad.

Después de la cena tuvo lugar el rezo de maitines, con toda la familia religiosa en Tanzania: los padres, novicios y postulantes; las hermanas, novicias y postulantes; y todos los laicos. ¡Éramos más de cien personas! Salvando las grandes distancias, nos comenzaban a traer reminiscencias de las fiestas de “La Finca” en Argentina. Se hizo todo cantado y en swahili, y duró cerca de una hora y cuarto. Los laicos estaban muy contentos, la gran mayoría de ellos era la primera vez que participaba en unas maitines solemnes. Luego todos a descansar, y nuestros laicos, cerca de setenta, durmieron en el duro pavimento, sin mostrar la menor dificultad… es más, muy alegres, y esto siempre nos deja admirados.

Se pueden imaginar que el día de la Virgen ya comenzó con mucha alegría… amaneció el día ocho de mayo, y de manera especial también hubo mucha felicidad porque tendría lugar la toma de hábito de la novicia de las Servidoras, “María Msaada wa Daima” (María del Perpetuo Socorro). Habían venido algunos familiares de ella desde muy lejos, de la región de Mtwara. Esto también produjo gran alegría, porque a nuestra gente los pone felices el ver que viene gente desde lejos, gracias a las casas de formación. También estaba de visita para esta ocasión la Madre Belén, superiora provincial de las hermanas.

Antes de la misa, y mientras esperábamos que pudieran llegar más laicos desde las aldeas lejanas, hicimos una procesión por dentro del terreno de la misión. Acto seguido comenzamos la Santa Misa. En la misma, además de la toma de hábito de la novicia, una postulante de las hermanas recibió la Cruz de Matará, y dos postulantes del IVE recibieron una cruz como signo del inicio del postulantado.

Finalmente se oficializaron miembros de la Tercera Orden, cuarenta y siete nuevos miembros. Algunos de ellos eran niños, que venían de las aldeas donde hacen apostolado las hermanas y los novicios. Algunos de estos niños son nuestros monaguillos. Nos produce una gran alegría que estas almas, tan preciadas para Cristo, estos niños de lugares tan humildes, sean miembros de nuestra Familia Religiosa, y recen por nosotros. Es un verdadero honor. Muchos de ellos “dibujaban” sus nombres en la fórmula, tomándose todo su tiempo para firmar sobre el altar.

Al terminar la Misa siguieron las felicitaciones para la novicia “Msaada wa Daima”, y las fotos. Nos trasladamos hacia el noviciado IVE para los festejos, que como siempre, y ya es tradición entre los miembros de esta gran Familia del Verbo Encarnado, fueron muy alegres y divertidos. En el fogón, además de los cantos y bailes de cada grupo, se termina, antes del canto a la Virgen, invitando a todos los presentes a cantar y bailar en una gran ronda, cantos religiosos tradicionales. Son realmente muy alegres y sanos, y todos se sienten muy en casa… siguiendo el ritmo de los tambores, y los cantos en swahili y sukuma.

Como novedad para esta oportunidad en que nos reunimos todos, habíamos manado a hacer unas camisetas: azules y con la Cruz de Matará para las señoras; negras y con el escudo del IVE para los hombres; y las camisetas naranjas de las “Voces del Verbo” para los jóvenes (donación de las Voces del Verbo de Italia).

En la reunión del día anterior, quien es el presidente de la Tercera Orden, destacó el hecho de que la Virgen eligió un lugar humilde, como las orillas del río Luján, para quedarse; ahora la Virgen de Luján elige este lugar, Ushetu, entre los lugares más humildes y apartados, porque así ella lo ha querido. Y desde aquí su gloria brilla sobre todas estas tierras y todas estas almas.

Santísima Virgen de Luján, ¡protege a nuestra misión!

¡Firmes en la brecha!

P. Diego Cano, IVE.