Instituto del Verbo Encarnado (IVE)

Institute Incarnate Word Ordinations Priesthood-Diaconate IVE

El Instituto del Verbo Encarnado es la rama masculina de la familia del Verbo Encarnado. Fundado por el P. Carlos Buela, tuvo sus comienzos en Argentina, el 25 de marzo de 1984, día en que su Santidad Juan Pablo II consagraba el mundo a la Santísima Virgen de Fátima.

Es un instituto clerical, pero también cuenta con religiosos que nos son sacerdotes llamados hermanos coadjutores. Sus miembros aspiran a consagrarse a Dios por la profesión de los consejos evangélicos, emitiendo votos públicos de pobreza, castidad, obediencia y esclavitud mariana según el espíritu de San Luis María Grignon de Monfort, viviendo una vida fraterna en común en el apartamiento propio del estado religioso. Todos los miembros del Instituto participan con su esfuerzo de la misión apostólica de la congregación en sus dos ramas: tanto los de vida apostólica como también los miembros de la rama contemplativa.

Institute Incarnate Word Ordinations Priesthood-Diaconate IVE

Los religiosos del Verbo Encarnado quieren estar anclados en el misterio de la Encarnación que como ha dicho San Juan Pablo II, es el misterio primero y fundamental de Jesucristo. Desde allí lanzarse a “restaurar todas las cosas en Cristo” (Ef 1,10), buscando ser como otra Encarnación del Verbo para encarnarlo en todo lo humano. Siendo conscientes de que “lo que no es asumido no es redimido”, como enseña San Ireneo. Por eso nada de lo auténticamente humano les es ajeno, porque a todo y a todos debe llegar la vida de la gracia que Jesucristo vino a traer al mundo.

Evangelización de la cultura

En el esfuerzo en favor de la evangelización buscan también nutrirse de la bimilenaria sabiduría de la Iglesia y recurrir a los métodos utilizados por los santos, sus mejores exponentes. Tratan, a su vez, proveer a nuestros futuros evangelizadores de una seria formación integral que abarque su aspecto tanto espiritual como humano, intelectual y pastoral. “En el estudio tiene un lugar preferente el conocimiento de Santo Tomás de Aquino, ya que hay que formar “bajo su magisterio” y hay que tenerlo “principalmente como maestro”. Porque “iluminó más a la Iglesia que todos los otros doctores” (Constituciones, 227).  El itinerario de su formación comprende el Seminario Menor, el Noviciado y el Seminario Mayor.

El Instituto está a disposición de los obispos para asistirlos en sus Iglesias locales proveyendo formadores para los seminarios y sacerdotes para la atención de parroquias y colegios de diversos niveles. En su tarea pastoral el Instituto del Verbo Encarnado se dedica especialmente a la predicación de misiones populares según el método de San Alfonso María de Ligorio y de Ejercicios Espirituales según San Ignacio de Loyola. El vasto campo de la evangelización de la cultura le ha permitido abrirse a numerosas tareas apostólicas, sin excluir las diversas obras de misericordia y el trabajo en los medios de comunicación social.

Sitios amigos del Instituto del Verbo Encarnado en inglés

Institute of the Incarnate Word

Missions of the Institute of the Incarnate Word

SSVM and the Institute of the Incarnate Word

Institute of the Incarnate Word in Asia

Discerning a vocation to the Institute of the Incarnate Word

Chronicles of the Institute of the Incarnate Word

Other language: en