Gran fiesta del Sagrado Corazón

En Uncategorized

Dar es Salaam, Tanzania, 20 de junio de 2019
Domingo 9 de junio, solemnidad de Pentecostés. Para esta ocasión, el grupo del Sagrado Corazón, que sigue creciendo año tras año, pidió que se hiciera el ingreso de los nuevos miembros. Los devotos del Sagrado Corazón durante este año que pasó, con el catequista Filipo a la cabeza, se esforzaron en comenzar a visitar varias aldeas, algunas bastante lejanas, para difundir la devoción al Corazón de Jesús.

Recuerdo muy especialmente que en una oportunidad se fueron unos quince miembros del grupo, caminando, hasta el centro de Nyasa, que queda a 25 km. Salieron como en peregrinación, con sus bolsitos, con un palo para caminar algunos de ellos, como de peregrinos. Iban cantando, rezando, y charlando. Un ejemplo para todos los que los veían pasar por sus poblados. También se identifican bastante con sus remeras rojas impresas con el Sagrado Corazón como escudo. Estuvieron tres días en Nyasa, dando charlas y haciendo una especie de retiro, y a los dos días regresaron, también caminando. Lo hicieron, como ellos mismos me explicaron, para hacer también un sacrificio por el Sagrado Corazón.

Lo mismo hicieron en otros centros, como Mazirayo, Ilomelo, Kangeme, etc. Y sí en cada lugar, predicando y dando a conocer la devoción, han encontrado mucha gente que quiere unirse a este grupo de oración. En resumidas cuentas, el día de Pentecostés, ingresaron 132 nuevos miembros al grupo Sagrado Corazón de la parroquia de Ushetu, sumando actualmente más de 240 miembros en total. La ceremonia se hizo el día de Pentecostés, y no en la Solemnidad propia, porque en la Diócesis han organizado actividades a nivel diocesano, y ellos quieren participar, y llevar la propia experiencia de difusión de la devoción.

Creo que otros años también les envié estas palabras del gran misionero P. Carrascal, quien en su libro “Si vas a ser misionero”, habla de la devoción del pueblo africano, en particular al Sagrado Corazón: “El africano ora con un gran espíritu de fe y él es fiel a este deber que es para él también una exigencia. El ora por la mañana, por la tarde, con preferencia en común, y a veces durante los mismos viajes. El rosario lo reza a diario. Un instinto secreto lleva al africano hacia la persona de Nuestro Señor en sus dos grandes devociones: Eucaristía y Sagrado Corazón. Los primeros viernes parecen días festivos. Las confesiones y comuniones numerosísimas, tus fiestas revisten una pompa y solemnidad extraordinaria. Su piedad es además generosa. Se imponen grandes sacrificios para participar en estas solemnidades de fe y de amor, no sin gran admiración de los mismos paganos.” ¡Qué les digo! ¡Admiración no sólo de los paganos, sino hasta de los mismos cristianos, y de nosotros los misioneros!

Este ingreso “masivo” en el grupo del Sagrado Corazón no pudo ser menos que un fiestón. Ellos comenzaron a llegar el jueves, y así se prepararon con oración y charlas, hasta el día domingo. Nos acompañaron en muchos momentos de oración, en todas las misas de esos días, y en la adoración eucarística. Aprovecharon todos los momentos que tuvieron para confesarse. Finalmente, el domingo fue una gran fiesta. Al terminar la misa estuvieron cantando y bailando, luego del almuerzo un nuevo fogón, y más bailes, signo de la alegría que brotaba del interior. Comenzaron a regresar a sus aldeas cerca de las cinco de la tarde.

Pero no tuvimos sólo eso, como si fuera poco, en la celebración de la Santa Misa también tuvo lugar la admisión de miembros de la Tercera Orden, mas particularmente jóvenes de las Voces del Verbo, que en Swahili se dice: “Sauti za Neno”. Ellos también se prepararon con algunas reuniones y charlas en las semanas previas, e ingresaron oficialmente 23 jóvenes ése día. La celebración de la Solemnidad de Pentecostés, en la que recordamos el descenso del Espíritu Santo sobre la Santísima Virgen y los Apóstoles, nos dio oportunidad para recordarles que ellos también son enviados a ser la “Voz del Verbo”, a predicar como los Apóstoles fueron enviados con la fuerza del Espíritu Santo.

El plan con este grupo de jóvenes es que se puedan reunir al menos una vez al mes, para tener más formación, y luego que participen en las actividades propias de la Congregación, como las reuniones de la Tercera orden, las Misiones Populares, los Ejercicios Espirituales, peregrinaciones, jornadas y fiestas propias. Les pido oraciones por ellos. Aprovecho a agradecerles a las “Voces del Verbo” de Italia, quienes con gran generosidad nos donaron las camisetas para que este grupo comience aquí en África. Dios los bendiga y les pague generosamente.

¡Firmes en la brecha!
P. Diego Cano, IVE.