Fiesta del Verbo Encarnado

En Uncategorized

Ushetu, Tanzania, 4 de abril de 2019.

Damos gracias a Dios por la hermosa fiesta del Verbo Encarnado que vivimos en Tanzania. Cada vez con una mayor participación, aunque haya sido un día entre semana, y eso nos sorprende mucho. Este año durante la misa del día 25 un novicio recibió la sotana, ocho postulantes del IVE iniciaron oficialmente su tiempo de postulantado, una novicia de las Servidoras recibió la Cruz de Matará, y ocho laicos se oficializaron en la Tercera Orden Secular.

La alegría se vivió especialmente a partir de las Maitines, que rezamos todos juntos, padres, novicios y hermanas, en la iglesia parroquial de Ushetu. La liturgia muy bien preparada, y todo cantado, con mucha gente, y que nos traían remembranzas de las maitines en La Finca de San Rafael. Evidentemente que hay gran diferencia, pero es una alegría ya escuchar un grupo de casi treinta religiosos (entre IVE y SSVM) cantando los salmos de la solemnidad. La liturgia bien celebrada nos llena de alegría espiritual que luego se expresa en los festejos.

Habían venido algunos familiares de los postulantes desde otras parroquias de esta diócesis. Y el recibir visitas siempre nos alegra y hace que la fiesta sea más grande. También llegaron antes de las maitines algunos miembros de la Tercera Orden que son de la parte sur de la parroquia. Hicieron veinticinco kilómetros a pie, y por eso se vinieron el día anterior. Estuvieron con nosotros en las maitines, y el día siguiente en la fiesta. También se regresaron a pie a sus casas al día siguiente, luego del almuerzo y fogón.

Para el día propio del Verbo Encarnado, comenzamos con un rato de adoración, después la santa misa. En ésta tuvo lugar la imposición de sotanas, bendición de cruces, y admisión de los miembros de la Tercera Orden. El coro, todo formado por laicos, se esforzó en cantar el “et incarnatus est” en swahili, en el momento del gloria; luego de la comunión el “Anima Christi” de Frisina traducido al swahili, y en la consagración a la Virgen el “Ave María” en latín. Estuvieron guiados por la Hna Upendo, y significó un gran esfuerzo para ellos, con muchos ensayos, y varias veces pidieron ellos mismos venir más veces a practicar.

Después de la santa misa invitamos a todos al noviciado del IVE para tomar un desayuno, y luego tener algunas charlas, antes del almuerzo. Los niños y niñas estuvieron jugando en la cancha de fútbol. Mientras jóvenes y adultos escucharon las charlas preparadas por el P. Víctor y las hermanas. Ya les avisamos que en la próxima reunión los jóvenes estarán aparte, formando el grupo “Las voces del Verbo”. Todos hicieron muchas preguntas y propuestas para más adelante. Participaron de la charla unas cien personas. El almuerzo fue preparado para más de doscientas personas, porque aquí contamos a los niños, y a todos los novicios y hermanas que estaban trabajando.

Fue admirable el caso de algunos miembros que ingresaron ése día a la Tercera Orden, que habían venido de algunas aldeas que quedan a treinta y cinco, y otros a cuarenta kilómetros, y vinieron en bicicleta y en moto. Todos agradecen que esté la Familia Religiosa, con los padres y las hermanas, misionando en estas tierras y ayudándoles a crecer en la fe.

Esta familia caminó 50 kms para poder participar de la Fiesta del IVE

Las hermanas nos invitaron a todos a ir a ver la construcción del noviciado, para que veamos los avances, y así también ellos se entusiasman de seguir viendo cómo crece la Congregación en estas tierras.

Nosotros damos gracias por poder ver crecer la Familia Religiosa, en tan poco tiempo. Dios bendice con abundancia nuestros pobres esfuerzos. Damos gracias poder ver este hermoso espíritu de familia entre nuestros fieles… y que sean ellos los que nos ayuden también a llevar el evangelio a la cultura de Tanzania, “convencidos del inmenso valor que tiene para la vida de la Iglesia la santificación de los seglares” (Constituciones Nº 176).

Propusieron que para la fiesta de la Virgen de Luján tengamos un retiro el día anterior, y así poder prepararse mejor para consagrarse a la Virgen a fines de este año, según el método de San Luis María.

Nuevamente gracias a Dios por la fiesta del Verbo Encarnado que hemos podido gozar.

¡Firmes en la brecha!

P. Diego Cano, IVE.