De España a Kalembela

En Uncategorized

Ushetu, Tanzania, 22 de agosto de 2019

Durante los días de la misión popular, de la que les he contado en la crónica anterior, estuvieron con nosotros algunos voluntarios. Jóvenes de España y Estados Unidos, que vinieron en grupos separados pero coincidieron en su estadía aquí. De España vinieron dos jóvenes varones, estudiantes, y que ayudaron mucho en el trabajo de la construcción de una capilla en la aldea de Kalembela. De Estados Unidos vinieron dos chicas, una americana y la otra oriunda de Colombia, quienes ayudaron a las hermanas en todo lo que fuera menester: dispensario, escuela, la casa, misión popular, oratorio, etc.

Los dos jóvenes españoles estuvieron yendo todos los días a hacer bloques de cemento, con una máquina manual. Para este trabajo, bastante pesado de por sí, salían a la mañana luego del desayuno, en motocicleta hasta la aldea de Kalembela.

Allí trabajaban con la gente del lugar, que estaba feliz de verlos trabajar junto a ellos. Algunos jóvenes y hombres que por allí pasaban, se sumaban al trabajo, y lo más admirable es que muchos de ellos eran paganos. Pero el ejemplo conmueve, y la gente se movía a trabajar con ellos. Pedro y Víctor, se quedaban allí hasta la tarde, almorzaban la comida que la gente les preparaba… una comida muy sencilla, casi siempre lo mismo, a base de maíz. Esta es una de las cosas que a ellos también les admiraba, la sencillez y pobreza en que vive la gente de esta zona.

La iglesia ya está bastante encaminada, con las paredes levantadas hasta arriba del nivel del dintel de las puertas y ventanas. Esta capilla tiene como patrona a Santa Rita de Cascia, porque así lo pidió la persona que está donando todo para levantar esta iglesia. Siempre fue una muy pequeña comunidad, muy pocos cristianos. A pesar de ser un lugar no muy lejano de nuestra casa, tal vez unos seis kilómetros, sin embargo en su mayoría los habitantes son paganos. Agradecemos a Víctor y Pedro por todo el trabajo que hicieron con mucho sacrificio… Dios los bendiga y les retribuya el ciento por uno.

La gente de estos lugares siempre rezará por ustedes, lo mismo que por el Sr. Pablo y su familia, quienes están haciendo posible que esta capilla sea una realidad, y allí, en medio de tantos paganos, se pueda contar con un signo sensible de la presencia de Dios entre esta gente, signo de la presencia de la iglesia y de la fe… una “luz para alumbrar a las naciones”, brilla, pequeña, tenue… en Kalembela.

¡Firmes en la brecha!

P. Diego Cano, IVE

PD: agrego tres fotos de la antigua capillita de Kalembela, con paredes de barro y techo de hojas de palmera.