Construcción del Noviciado “San Francisco Javier”

En Uncategorized

Mwanza, Tanzania, 11 de mayo de 2017

Estimados amigos de nuestra misión:

Espero que se encuentren todos muy bien. Aprovecho la oportunidad de que estoy en la ciudad de Mwanza, y esto me posibilita tener buena conexión y poder subir fotos con más facilidad, para que puedan ver cómo van nuestros trabajos en el edificio del noviciado del IVE, “San Francisco Javier” de Tanzania. Al respecto, tengo dos cosas para contarles.

 

Primero, respecto de la construcción, el estado actual.

Estamos en la etapa del revoque de las paredes interiores, y terminación de los pisos. Los pisos son simplemente de cemento llaneado sin color. Este paso es importante para poder pasar a colocar el cielorraso, para que no se instalen pájaros ni murciélagos dentro de la casa.

Los marcos de las ventanas y puertas ya están todos colocados, y el carpintero está terminando de a poco las puertas. Las ventanas quedarán sin los postigos hasta dentro de un buen tiempo. Las mismas no llevarán ventanas de vidrio, sino solamente postigos.

Al terminar el revoque de las paredes internas, se comenzará con la construcción de la cámara séptica y el baño de los sacerdotes. Para poder hacer habitable esa parte de la casa.

Hemos aprovechado nuestro viaje a Mwanza para comprar el primer sistema eléctrico solar que tendrá la casa. Necesariamente debe ser solar, ya que no ha llegado a Ushetu el servicio de corriente eléctrica del estado. Hemos comprado, gracias a la generosidad de muchos de ustedes, dos paneles solares con sus baterías y lo necesario para poder tener luz en las habitaciones, y algunos enchufes para cargar las computadoras y los elementos necesarios. ¡Muchas gracias a los que han colaborado con esto!

Entre los pasos urgentes a seguir para que la casa quede habitable con lo básico, está el agua. Como saben ya hemos podido obtener agua con una excavación que llegó hasta los noventa y cinco metros de profundidad. Gracias a algunas donaciones pudimos comprar el generador, que era también fundamental para obtener el agua, un generador grande, capaz de hacer funcionar la bomba de agua. Ahora los siguientes pasos, y para los cuales podrán ayudarnos, serán: primero, hacer las conexiones de agua hasta la casa, hacer una base para el tanque de agua, comprar un tanque de PVC de 5.000 litros, y hacer las conexiones internas. Segundo, poder comprar un sistema de purificación de agua, con filtros y otras cosas mas… que permitirá poder tener agua limpia, y que no nos enfermemos tanto, a pesar de que hervimos el agua para tomar.

Actualmente ya hemos podido hacer las camas cuchetas, de hierro, y hemos podido comprar un buen número de colchones. No son todos los que necesitamos, y no serán suficientes. Gracias a Dios son muchos los jóvenes que nos han pedido venir, y Dios superó nuestros cálculos.

Finalmente les cuento que es nuestro deseo que podamos mudarnos en el mes de junio, en los primeros días. Les pido que nos ayuden con sus oraciones y sigan colaborando materialmente para que esto sea posible. De todos modos cuando vayamos a vivir al lugar, los baños estarán en construcción y deberemos excavar letrinas hasta que podamos terminar con los trabajos dentro de la casa.

Nuestro empleado de vigilancia junto a su sistema para escuchar radio

También por este año usaremos una de las habitaciones como comedor, aula y capilla. Pero para el año próximo deberemos construir un comedor y cocina, así esta habitación pasará a ser habitada. Luego también, obviamente, se deberá construir una pequeña capilla. Son nuestros futuros proyectos, que deseo compartir con ustedes.

Un atardecer en el terreno del noviciado
Primera imagen del Noviciado – Nuestra Madre de Luján

 

Segundo, la visita del obispo

Por gracia de Dios hemos podido tener la visita del obispo en nuestra construcción. Mons. Minde suele visitar todas las parroquias para la pascua, para saludar a los feligreses. En esta ocasión vino el lunes de la octava, y se mostró muy contento. Sobre todo al final de la Misa felicitó a la gente por el modo de participar de la Misa: “Aquí se puede rezar. Aquí se ve que se reza. Se puede participar muy bien de la liturgia”. Nos puso muy contentos a todos.

Luego del almuerzo vivido en un ambiente muy cordial, en la casa nuestra, de los padres, lo invité a que pasara al menos cinco minutos para ver lo que estábamos construyendo. Accedió, a pesar del cansancio que tenía, por ser la segunda parroquia que visitaba en ese día. Él ya había bendecido el terreno, el año pasado, cuando lo llevamos también de pasada a ver el lugar.

Ahora cuando llegamos se sorprendió de que fuéramos tan rápido. Recorrió todo el edificio, y preguntó de todo: el agua, la cantidad de camas que pensábamos poner, miró la habitación de los sacerdotes.

Se sorprendió de que la habitación de los padres fuera tan sencilla… y dijo: “Está muy bien, son misioneros, son religiosos. Muy bien”.

Finalmente hizo una oración, y pidió como aquella vez en la que bendijo el terreno: “Que de esta casa puedan salir muchos misioneros del IVE para África, y para todo el mundo”.

Nos dio su bendición, y quedamos realmente muy agradecidos por su visita y aliento a seguir adelante.

 

Finalmente, por la campaña

Un simple agradecimiento a los que han colaborado con la campaña de la construcción del centro misionero de Kangeme. Ya hemos superado la mitad del objetivo. Les pido que nos sigan ayudando con eso, que es tan necesario para la evangelización de una vasta región de nuestra parroquia, en la que hay muchísimas almas que no conocen a Cristo.

Dios los bendiga.

¡Muchas gracias por todo a nuestros benefactores!

¡Firmes en la brecha!

P. Diego Cano, IVE.